Cuando, de repente, tenemos una limitación que nos lleva a ser dependiente en el desempeño ocupacional de nuestra vida diaria, pensamos en hacer accesible nuestro primer y principal entorno, el domicilio, para ser más autónomos e independientes.

En este post, queremos explicaros de forma sencilla la diferencia entre accesibilidad, adaptación y accesibilidad universal.

Accesibilidad

Según el ordenamiento jurídico español, el Real Decreto 1/2013 describe la accesibilidad como “la condición que debe cumplir los entornos, procesos, bienes, productos y servicios, así como los objetos, instrumentos, herramienta y dispositivos, para ser comprensibles, utilizables y practicables por todas las personas en condiciones de seguridad y comodidad y de la forma más autónoma y natural posible”.

Adaptación

La adaptación es un proceso de acomodación o ajuste de una cosa, u organismo, o hecho; a otra cosa, ser o circunstancia. Son cambios que se operan en algo, con motivo de agentes internos o externos. 

Accesibilidad universal

La condición que deben cumplir los entornos, pro­cesos, bienes, productos y servicios, así́ como los objetos o instrumentos, herramientas y dispositivos, para ser comprensibles, utilizables y practica­bles por todas las personas en condiciones de seguridad y comodidad y de la forma más autónoma y natural posible. Presupone la estrategia de «diseño para todos» y se entiende sin perjuicio de los ajustes razonables que deban adoptarse. (LIONDAU).

Diseño universal

El diseño universal, esta descrito como “Diseño encaminado hacia el desarrollo de productos, servicios y entornos de fácil acceso para el mayor número de personas posible, sin la necesidad de adaptarlos o rediseñarlos de una forma especial en función de las limitaciones o necesidades temporales o permanentes de tales personas”

El diseño universal es un avance importantísimo en la concienciación social y en el planteamiento de espacios pensando en la accesibilidad del mayor número de personas, pero, en la actualidad, como el propio concepto indica, el diseño universal no puede llegar hasta detalle de la personalización y la comprensión de la especificidad de cada realidad. Por ello, no siempre resulta de aplicación en todos los entornos, quedando la necesidad fuera de las soluciones que este tipo de diseño propone.

El diseño personalizado se acerca más a las personas para tratar de desarrollar soluciones individualizadas que se ajusten a sus
necesidades, dentro de las circunstancias en las que se mueve cada persona.

Desde Hogar + vida, siempre nos gusta hablar de adaptación de los entornos. En el siguiente post os contaremos la manera de adaptar entornos pensando en las personas.