Definición de Autonomía personal, independencia y productos de apoyo para entender cómo estos nos pueden ayudar a ser más independientes y autónomos.

La Autonomía Personal es la «capacidad de controlar, afrontar y tomar por propia iniciativa, decisiones personales acerca de cómo vivir de acuerdo con las normas y preferencias propias, así como de desarrollar las Actividades básicas de la Vida Diaria» (Ley 39/2006 de promoción de la autonomía personal y atención a las personas en situación de dependencia).

La autonomía de una persona es la capacidad o condición de desarrollar tareas de una manera independiente.

Producto de apoyo para la alimentación con una extremidad superior.

La adquisición progresiva de la autonomía supone:
– Capacidad de reflexión o toma de conciencia de uno mismo
– Capacidad de autodeterminación o toma de decisiones en libertad.

Por tanto se puede decir que: la autonomía personal nace en la esfera intelectual y que un déficit físico no implica una pérdida de la misma.

Sin embargo, las personas con discapacidad encuentran en el entorno importantes BARRERAS físicas y sociales que limitan el ejercicio de su derecho de autonomía en libertad. Puedes consultar en http://www.hogarmasvida.es
Por este motivo es tan necesario que los entornos sean accesibles, para facilitar que todas las personas podamos participar en igualdad.

Producto de apoyo con apertura fácil

Por su parte, la independencia es la capacidad física, mental y sensorial para poder realizar una actividad.

Por otro lado tenemos los productos de apoyo, que están diseñados y pensados para promover la autonomía y la independencia de la persona.

PRODUCTOS DE APOYO

La norma UNE EN ISO 9999:20117 sobre clasificación y terminología de Productos de Apoyo para personas con discapacidad, los define como Cualquier producto (incluyendo dispositivos, equipo, instrumentos y software) fabricado especialmente o disponible en el mercado, utilizado por o para personas con discapacidad destinado a − facilitar la participación; − proteger, apoyar, entrenar, medir o sustituir funciones/estructuras corporales y actividades; o − prevenir deficiencias, limitaciones en la actividad o restricciones en la participación.

De ahí, la importancia y la necesidad de utilizar productos de apoyo, ya que ofrecen la posibilidad a la persona de seguir llevando una vida lo más normalizada posible y aumentar así su calidad de vida, autoestima y bienestar. Usar estos dispositivos no tiene por qué restringir sus capacidades sino todo lo contrario…utilizarlos de manera adecuada les ayudará a realizar las tareas de forma más segura y con menos esfuerzo. Podemos decir que los productos de apoyo son el puente entre la dependencia y la independencia de una persona con discapacidad, tanto física como cognitiva.

Desde Ugari geriátrica nos centramos en la persona e intentamos mantener su derecho a la autonomía, haciendo su entorno más accesible a través de nuestros productos pensados para facilitar su día a día y promover su autonomía e independencia.

Si quieres conocernos os invitamos a visitar nuestra página http://www.ugari.es