En el post anterior, explicábamos la diferencia entre 4 conceptos. En este post, vamos a explicar por qué en Hogar + Vida damos mucho valor a la adaptación personalizada de los entornos.

La adaptación al entorno representa uno de los principales procesos donde podemos aumentar la autonomía y disminuir la dependencia de las personas con cualquier tipo de limitación (mayores, niños, amputados, hemipléjicos, demencias, etc.)

La adaptación es un proceso de acomodación o ajuste de una cosa, u organismo, o hecho; a otra cosa, ser o circunstancia. Son cambios que se operan en algo, con motivo de agentes internos o externos.

En este concepto podemos incluir todas las adaptaciones, físicas, cognitivas, sensoriales o sociales, donde la persona sea más autónoma en las actividades de la vida diaria con seguridad y sencillez.

¿Cuáles son las ventajas de la adaptación del entorno?

  • Prevenir situaciones peligrosas

 Cuando una persona tiene ciertas limitaciones en las actividades de la vida diaria, hay frecuentes cambios físicos, cognitivos, sensoriales y sociales que aumentan el riesgo de sufrir un accidente en ese entorno, y por consiguiente puede producir consecuencias negativas. Para hacer frente a las diferentes limitaciones y complicaciones, se puede adaptar el entorno, de tal forma que disminuya la probabilidad de que la persona sufra una situación peligrosa, por ejemplo, una caída.

  • Aumentar la calidad de vida y bienestar

A través de la modificación del entorno, se puede logar un entorno cómodo, con intimidad y bienestar físico, social, psicológico, material, etc. Esta calidad de vida influye en el estado emocional de la persona, y por tanto en su bienestar, es decir, que la persona se sienta bien en su entorno.

  • Aumentar la autonomía

A través de la adaptación del entorno, del aumento de autonomía, bienestar y desempeño ocupacional, facilitar la autonomía de la persona, para realizar las actividades de la vida diaria de manera independiente.

  • Facilitar realización las actividades de la vida diaria

Una organización adecuada del entorno puede favorecer que las personas con algún tipo de limitación se puedan desenvolver con libertad y autonomía. Un entorno organizado en función de su desempeño ocupacional y funcionalidad, potenciando su calidad de vida y bienestar.

  • Mantener y optimizar desempeño ocupacional de las personas

Para optimizar el desempeño de las capacidades funcionales de la persona, el entorno adaptado puede facilitar que las personas con cualquier tipo de limitación sigan realizando las actividades de la vida diaria y, por tanto, siga ejercitando las habilidades, que en otro caso desaparecerían, por ejemplo, en personas con deterioro cognitivo, el aseo diario, el desplazamiento o poder vestirse, etc., es tan importante, que la adaptación del entorno puede retrasar o evitar la decisión de tener que recurrir al ingreso en una residencia.

  • Ventajas al cuidador

La adaptación del entorno no solo son ventajas para las personas que tiene algún tipo de limitación, sino también para el cuidador, puesto que también favorece a los cuidadores, que encuentran en el entorno una ayuda para prestar menos atención a la persona con limitaciones o recibir menor demanda de esta, lo que generará más tiempo para desempeñar otras actividades fuera de las actividades de vida diaria.

  • Beneficios sociales y psicosociales

Debido a todas las ventajas que se obtienen adaptando el entorno según el desempeño y habilidades de la persona, la modificación del entorno contribuye a que la persona se sienta bien, mantenimiento su autoestima y sensación de dominio y control.